Logo - Diego Artola - Bestseller Copy

La historia memorable de unas gafas diferentes [Storytelling + Marca Personal]

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Metes un poco de Storytelling, una pizca de Marca Personal y unas gafas de sol fashion, qué sale de todo esto?

Este misterio lo va a resolver Noelia Pacheco, copywriter y storyteller que se ha pasado por el blog para enseñaros todo el potencial del storytelling para vender.

Las historias nos enganchan y nos emocionan. Llena de historias tu comunicación Online, tus clientes te lo van a agradecer.

Noelia nos va a contar el poder de conexión del storytelling.

Vamos allá Noelia 😉


Para todos aquellos que estéis familiarizados con el mundo de las ventas o el marketing, seguro que os suena el término storytelling. Yo lo escuché por primera vez cuando trabajaba para la multinacional Sunglasshut, del grupo Luxottica, el principal grupo en ventas de gafas del sol del mundo.

Para ellos, utilizar storytelling, o historias que consiguieran conquistar emocionalmente a sus clientes, era algo que debíamos tener en nuestro ADN.

Creían muy profundamente que esta herramienta podía diferenciarles del resto de competidores que estaban simplemente vendiendo un producto.

Hola a tod@s, me llamo Noelia Pacheco y salgo del grupo de formación Adopta un copywriter de Javi Pastor. Hoy te vengo a contar una fantástica historia. Y sobre todo te voy a contar cómo puedes usar el copywriter en tu negocio.

Antes de intentar seduciros con ella, quiero agradecer a mi compañero, el señor Diego Artola, por darme la oportunidad de compartir contigo este post. Diego que es un gran especialista en el tándem copywriting + Marca Personal cómo puedes ver en su Home.

Y ahora vamos a entrar en materia.

¿Qué es el storytelling?

El storytelling, definido así, tal cual, es el arte de contar una historia. La creación y aprovechamiento de una atmósfera mágica a través de un relato.

Es una técnica que consiste en conectar con tus usuarios, ya sea a viva voz, por escrito (con la ayuda del copywriting), o a través de una historia con sus personajes y su trama.

En nuestro caso, los personajes éramos nosotros mismos, basándonos en nuestras propias vivencias o experiencias, que transmitíamos a los clientes. Pura emoción.

Y es que si te fijas bien, ¿Qué es lo que diferencia dos lugares que venden lo mismo? A veces ni siquiera es el precio, a veces no es el producto, pues la variedad es mínima…

Si te paras a pensarlo, seguro que alguna vez te has decidido a volver a un lugar en concreto porque te sentiste bien atendido, o dónde aquella chica o chico tan majo te hizo sacar una sonrisa (Ding ding…) eso también es storytelling, o marca personal.

Vamos a trasladarnos en la máquina del tiempo.

Imaginaros por un momento que vais a comprar unas gafas de sol, y el vendedor os cuenta esto:

“Mi abuelo tenía las ‘Ray Ban Aviator’ originales, en los años 80. Yo lo recuerdo perfectamente, eran aquellas gafas de estilo americano que tan solo se ponía en las ocasiones especiales porque decía que le hacían más guapo.

Recuerdo verlas encima de su mesa junto a su inseparable pipa, en aquel estuche de cuero tan bonito, y decirle a mi abuelo que me las enseñara, porque me gustaban aquellas varillas en forma de cola de ratón.

Es una gafa mítica, que marcó una época y que aún siguen de moda casi 90 años después de su creación (son de 1930). Yo tengo unas Aviator y mis hijos también la tendrán, es un símbolo que ha ido de generación en generación.

Por supuesto aún conservo las gafas de mi abuelo, que hoy, y aunque pudiese venderlas por un buen pellizco, jamás saldrán de mi vitrina de trofeos…”

Esto señores, es storytelling. Se trata de contar algo que nos haga conectar con la gente.

Yo podría perfectamente vender las características técnicas de la gafa: Montura en metal, cristal mineral, categoría de protección IV 400, lente polarizada… Y estaría bien, pero eso ya me lo han contado el resto de vendedores, eso no llega, ni dice nada, ni conecta… ¡A veces ni siquiera me estaban entendiendo un carajo!

Sin embargo, cuando conseguía entablar una conversación sincera y amena, contarnos esas historias que nos vinculan a algo, ya sea una marca o un producto, o la necesidad de contratar algún servicio, los resultados eran completamente distintos… ¿De qué manera creéis que conseguí vender más gafas?

No nos olvidemos nunca de que somos personas, que trabajamos para otras personas.

La mejor forma para diferenciarnos en este mundo tan sobrecargado es volviendo a conectarnos los unos con los otros, hablando como cuando hablamos entre amigos, confiando en lo que realmente estamos vendiendo o aconsejando.

Dejemos de vender características, vendamos beneficios.

Cuando yo descubrí este poder, mi manera de trabajar cambió por completo, y conseguí unos resultados muchísimo mejores de los esperados.

Recuerdo que mis compañeras me decían: “¿Cómo consigues siempre llevártelos al huerto?” Simplemente les daba lo que muchas personas andaban buscando cuando entran en un sitio, irse habiendo pasado un buen ratito y haciendo de su día un día más amable.

¿Te ha gustado esta historia? Pues lo mejor de todo, es que es 100% Real. Be real my friend!

Algunos consejitos para trabajar el storytelling + tu marca personal (YOUfriendly).

4 consejos de storytelling para vender

Te voy a regalar algunos tips que te pueden ayudar a crear un storytelling de confianza. Esto no se trata de vender la moto, se trata de que te lo creas.

1. Sé sincero, si algo no te gusta o no estás convencido del todo, no intentes inventarte una historia alrededor, no funcionará.

2. Construye un vínculo emocional que sea el transmisor del mensaje (Soñaba con ser la dueña de mi propio destino, por eso decidí tomar las riendas de mi vida y comenzar a trabajar para vivir).

3. Haz que la persona se sienta identificada con lo que estás contando. Todos pasamos por etapas de nuestra vida en las que necesitamos ser escuchados (escucha a tu publico) y cuenta cosas que puedan aportarle valor a tus ideas.

4. Utiliza momentos cotidianos para poder conectar con tu público objetivo. Como cuando hablas con tu madre de lo pesada que es la vecina del bajo, o le cuentas a tus amigos lo jodidamente pedante que es tu cuñado. Recuerda que las cosas que nos unen son las más humanas.

Conclusión: El storytelling nos hace sentir una experiencia

Y nos hace vender más.

Porque una historia bien contada puede influir en que un comprador tome la decisión en el momento adecuado (somos animales emocionales) o vuelva a ti porque tiene la sensación de que se sintió como en casa.

Su experiencia hará que difícilmente olvide a aquella vendedora que le hizo recordar lo valioso e importante que era el producto que se estaba llevando a casa. No compras unas simples gafas de sol, estás comprando una emoción.

Sí, el storytelling es conectar, y conectar es vender porque activas el deseo.

¿Has tenido tú alguna experiencia similar que recuerdes? Si no la recuerdas, es que no fue tan memorable.

Y  ahora te toca a ti contarme esa historia maravillosa que te hace único e irrepetible. Si te ha gustado esta historia y quieres conocer un poquito más acerca de cómo utilizar el storytelling aplicado  a tu marca personal, o a tu negocio, puedes ponerte en contacto conmigo a través de mi página web de Linkedin.

Imagen de portada de Shutterstock

AQUÍ EMPIEZA LA ACCIÓN.

La miniserie

No es Netflix, pero estos emails te
enganchan a las ventas con una sonrisa
Suscribirte es igual de gratis que entrar en el baño de un bar. Si
te piras sin consumir no te voy a mirar mal, tranqui.

* Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en Active Campaign, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.